Tipos de sociedades comerciales para tu negocio

sociedad comercial

Las sociedades o alianzas comerciales son una buena estrategia para iniciar una empresa. Pero, ¿qué es una sociedad? Una sociedad comercial es un contrato entre dos personas que se juntan para hacer un negocio. La gracia de este contrato es que permite crear una personalidad jurídica de los socios que la constituyen esta sociedad. Es más, esta personalidad jurídica, tendrá un patrimonio propio, formado a partir de los aportes que hagan los dueños, pero diferente al personal de cada uno de los socios individualmente considerados.

Estas sociedades cuentan con algunas características, como las que se presentan a continuación:

  • Es una persona jurídica distinta a los socios, por lo que posee un nombre y rut diferentes.

  • Está conformada por el capital de los socios, que pueden ser dinero, bienes o incluso su trabajo.

  • Posee patrimonio propio, distinto al personal de los socios.

  • Se constituye para crear algún tipo de negocio.

  • Sirve para proteger el patrimonio personal de los socios involucrados.

En la actualidad existen diferentes tipos de sociedades, siendo las más comunes o conocidas las sociedades anónimas, que pueden ser abiertas o cerradas, las sociedades de responsabilidad limitada, las empresas individual de responsabilidad limitada, sin embargo, también hay otros tipos de sociedades, que pasaremos detallar ahora.

  • Sociedad en comandita: Es poco utilizada en la actualidad. Aquí existen socios comandatarios, que en la práctica son quienes aportan el capital y son los socios gestores que administran dicha sociedad.

  • Sociedad colectiva: Son poco comunes, debido a que los socios deben responder ilimitadamente y poner en riesgo su patrimonio. No obstante, se caracterizan por la facilidad para construirlas, por lo que se utilizan en casos excepcionales o de urgencias. Por otro lado, el número de integrantes que la pueden conformar es infinito.

  • Sociedad de hecho: Son las sociedades donde se cometió un error o hubo una falla en su constitución, por ejemplo, no se publicó el extracto en el Diario Oficial o no se inscribió en el registro de comercio. Por esta razón, no se logra crear una persona jurídica distinta a los socios y simplemente se forma una comunidad.

Para la creación de todo negocio es importante considerar algunos pasos a seguir

¿Estás considerando comenzar con tu Pyme? ¿Cuentas con el dinero para invertir en ello? ¿Sólo que te encuentras un poco desorientado en qué debes realizar primero y qué aspectos considerar para que el resultado de tu negocio sea el que esperas? Pues no te desanimes, a veces una pequeña pauta de lo que tienes que hacer, te ayudará a completar el trabajo como corresponde.

PlanPrimero, debes tener muy claro el rubro de tu empresa para que en tu plan de negocios puedas describirlo como corresponde. Lo importante, es nunca desanimarse al comienzo, debes considerar que en el mercado existe una fuerte competencia, pero si eres claro y preciso en el tipo de negocio que emprenderás, los objetivos y metas serán mucho más alcanzables, la idea es tener asumido que existen varios como tú y así, es más aceptable el surgimiento.

Para continuar, debes definir cuáles son los productos y servicios que le ofrecerás a tus consumidores. El detalle de esta descripción, debe ser explícita y muy clara para que los clientes sepan muy bien que tienes para ellos. Lo importante en este punto, es que en tu descripción incluyas los motivos por los cuales tu público objetivo debe escoger lo que tú entregas y no la competencia.

Siguiendo con lo de arriba, conocer el mercado es parte esencial para que tus servicios y artículos se conviertan en los mejores que existen en la industria, por lo que es aconsejable, realizar un estudio al comienzo sobre las demás empresas que se dedican a lo mismo. Con tal de innovar y crear nuevas formas de vender, para captar más clientela.

En cuarto lugar, no debes dejar de lado todo lo relacionado con las operaciones básicas para que tu empresa funcione. Es decir, el lugar donde pondrás tu local, existen muchas alternativas para comenzar, los arriendos de oficinas son siempre una buena opción. También, la materia prima, la maquinaria para realizar alguna de las labores, los valores de tus servicios y productos. Estos aspectos también van en tu plan de negocios, descritos en detalle.

Para finalizar, es trascendental que tomes en cuenta como será el flujo del dinero para tu negocio. Por donde entrará el dinero, las inversiones o préstamos que realizaste para “parar” el negocio. Puede sonar un poco engorroso, siempre es bueno asesorarse con un especialista. No te olvides de tu mano de obra, contar con los más capacitados para cada función, repara en conformar un buen equipo gracias a la gestión de Recursos Humanos.

Plan de negocios

Al momento de crear un plan de negocios cuando se está creando una pyme, suele convertirse en todo un desafío para los nuevos emprendedores. Suele ser un tema complicado para varios, pero es un documento o informe en el cual se debe detallar el negocio en todo sus ámbitos. No necesariamente explicar hacia dónde apunta, sino más bien de qué se compone, cuáles son sus ventajas sobre la competencia, de dónde proviene la mano de obra, capital y maquinaria.

El principal objetivo de este documento, dice relación con tener especificado los objetivos a corto, mediano y largo plazo que se buscan lograr, para poder guiar todo tipo decisiones conforme en una mejoría de la pequeña empresa. Además, este plan de negocios, es un fiel representante para atraer nuevos socios y clientes, que son los que finalmente permiten que el negocio continúe su curso y la entrada de dinero para futuras inversiones.

Aprendiendo sobre las empresas individuales de responsabilidad limitada

Cada día son más los dueños de compañías pequeñas o empresarios independientes que se decantan por darle formalidad a su negocio y crear una sociedad para esto. La creación de una sociedad permite, entre otras cosas, separar los bienes y patrimonios de la sociedad y la persona, de modo que no se deba responder de manera personal ante cualquier deuda o problema que surja con la sociedad de la que se forme parte.

Como es bien sabido, para la creación de una sociedad, se requiere, como mínimo, de dos individuos que la conformen. Naturalmente, muchos aspectos relacionados a la gestión de una sociedad, como modificar el rubro de la misma, incrementar inversiones y un amplio etcétera, requieren del consentimiento de todas las partes involucradas en su creación.

Esto no siempre es tan sencillo como debiera, y hay casos en los que obtener ese consentimiento puede ser un proceso sumamente complicado, por ejemplo, si una de esas partes falleció y dejó herederos, si se encuentra en otro país, o muchas otras circunstancias que son difíciles de prever.

Entonces, considerando que existe la constitución de una empresa individual de responsabilidad limitada, ésta puede ser precisamente la solución perfecta en casos tan particularmente adversos.

El propósito de una empresa individual de responsabilidad limitada

Firma contratoUna empresa individual de responsabilidad limitada consiste de una persona jurídica con un patrimonio propio, distinto al de su titular, por lo que el empresario individual no debe responder por las deudas que ésta haya generado (salvo casos especiales). Esto permite a una persona natural fungir con dos personalidades o facciones diferentes.

También funciona como una separación de patrimonios y, en especial, como la creación de un patrimonio en base a un objeto específico. No es difícil, entonces, darse una idea de su utilidad.

Los requisitos de la constitución de una empresa individual de responsabilidad limitada son muy similares a los de una sociedad de responsabilidad limitada. Se requiere el nombre y apellido del constituyente y las actividades económicas que conformen el rubro particular de la empresa, así como otros datos de identificación.

Otras particularidades son que puede tener un nombre de fantasía, sumado a las actividades económicas o giro, cuya denominación debe cerrarse con la frase “Empresa Individual de Responsabilidad Limitada” o la abreviatura EIRL.

Para constituirse de forma legal, debe hacerse por escritura pública, de la cual el extracto se debe inscribir en el Registro de Comercio y publicarse en el Diario Oficial. Su duración puede ser determinada o indefinida, y su tipo siempre será comercial.

Hay que tener claro que el propietario siempre responderá con su patrimonio y sus aportes efectuados o que comprometiera a incorporar, mientras que la empresa responde por sus obligaciones generadas en la actividad con todos sus bienes.

También, si se quisiera dar término, cambiar el tipo o heredar, es posible hacerlo. La EIRL puede transformarse en sociedad limitada y viceversa, o terminarse mediante la voluntad del empresario si este lo quisiera, así como ser continuada por sus herederos en caso de muerte.

Indicaciones sobre cómo crear una empresa en Chile

Cada día son más las personas que deciden convertirse en emprendedores y dar ese paso decisivo que los lleva de ser trabajadores a ser dueños, de ser empleados a ser empresarios. La realidad es que son pocos  quienes no lo hayan imaginado al menos una vez en su vida, cómo sería tener su propio negocio y los beneficios que esto trae. Libertad financiera, ser el jefe de uno mismo, no tener ataduras ni horarios es lo que la mayoría piensa si se trata de tener un negocio propio.

Pero no todo es color de rosa, y el proceso de iniciar una empresa propia puede ser arduo y complicado, lleno de retos, dificultades y riesgos que no siempre son fáciles de ver. Definitivamente, no es lo indicado para los espíritus frágiles, pero no hay que dejar que esto sea un impedimento, sino que, por el contrario, el superar esos retos sea una motivación para seguir avanzando. Los pasos para saber cómo crear una empresa en Chile no son tan complicados como puede parecer.

Cómo crear una empresa en Chile

Formando empresaAntes que nada, es necesario tener una idea muy bien establecida, para en base a ella investigar cómo crear una empresa en Chile que gire en torno a este concepto. Es preciso analizar el producto o servicio a ofrecer, la oferta y la demanda del mismo, los costos y beneficios y un amplio etcétera que cualquier emprendedor debe dominar en primera instancia.

Teniendo esto definido en el proceso sobre cómo crear una empresa en Chile, el siguiente paso es dar inicio a los trámites legales y el papeleo. Lidiar con procesos gubernamentales no agrada a nadie, pero es deber de cualquier emprendedor conocerlos y llevarlos a cabo en tiempo y forma para que todo marche sobre ruedas. Los métodos a seguir pueden variar dependiendo del tipo de empresa a constituir y el tipo de persona -natural o jurídica- que responderá por la empresa, así como otros parámetros.

Por lo tanto, saber cómo crear una empresa en Chile es saber los procesos legales por los que hay que pasar.

Persona natural o persona jurídica

Estando al tanto del proceso legal a seguir para instalar una empresa es necesario definir cuál será la personalidad jurídica de la misma.

Si lo que se quiere es que todas las responsabilidades y beneficios legales de la empresa, incluyendo sus deudas, recaigan sobre una sola persona, se debe tratar como Persona Natural. Para estos casos existe una forma simplificada de formalizar una empresa, llamada Microempresa Familiar (MEF). Sirve para las personas que desarrollan su actividad comercial en su casa habitación.

Por otra parte se encuentra la Persona Jurídica, esta permite que la empresa, y no el dueño, asuma los derechos y obligaciones. Se puede conformar por una o más personas, las que no arriesgan su patrimonio ya que sólo deben responder por el monto aportado.

Estas sociedades pueden ser constituidas de dos formas: La primera consiste en una constitución electrónica de manera sencilla y sin costo para empresas pequeñas. En esta modalidad actualmente se pueden formar Sociedades de Responsabilidad Limitada, que son más utilizadas por socios con relación de confianza y que buscan pocas formalidades en la administración, y Empresa Individual de Responsabilidad Limitada (EIRL), que la usan empresarios que buscan mayor libertad de decisión, independiente de sus socios.