Limpieza y restauración con el hielo seco

Limpieza con hielo secoLa utilización del hielo seco para fines de refrigeración y transporte de alimentos y otros productos que requieren de mantención en frío, es sin duda esencial, de lo contrario se corre el riesgo de contar con elementos en mal estado y eso, para cualquier negocio, es perjudicial.

También se puede utilizar para fines domésticos, como en la preparación de helados y decoración gastronómica, lo cual constituye, junto a los experimentos que se pueden hacer, una opción entretenida e interesante.

Pero resulta que esa no es la única función que tiene este gas. Esto es, porque también se ha visto que puede servir para la limpieza de calles y muros. De hecho, en España, los operarios del centro especial de empleo SIEX 200, probaron una nueva forma de eliminar la suciedad y rayados en las murallas, mediante la aplicación de hielo seco a presión.

Por medio de un atomizador y mangueras, se bombardearon partículas de dióxido de carbono para eliminar la suciedad de superficies sin que estas sufrieran quemaduras, ya que al chocar con las superficies, el hielo seco se evapora de forma inmediata entregando así una opción higiénica y tecnológica.

Restauración a partir de hielo seco

Contar con fábricas de hielo seco puede ser especialmente útil no solo para el uso industrial, sino también para limpieza y restauración de elementos arqueológicos.

Por ejemplo, en Chile, jóvenes rayaron con grafittis las Ruinas de Huanchaca, cuyo status de Monumento Histórico Nacional provocó gran revuelo. A partir de esto, la alternativa que surgió para efectuar los procesos de restauración, fue la aplicación de hielo seco a presión, de forma tal que no haya daños importantes.

Otro caso, es el de la momia Noé, de Guanajuato, que se encuentra en exhibición en Cancún. Para mantener la temperatura requerida en la conservación del ser embalsamado, se utiliza hielo seco que elimine toda suciedad y partículas extrañas.

Uso y fabricación del hielo seco

El hielo seco se utiliza cada vez más en todo tipo de industrias y servicios. Es útil como elemento destinado a la fijación de metales y también sirve en la producción de bebidas con gas. Sus aplicaciones son tales que las fábricas de hielo seco cuentan con más relevancia en cada momento. Incluso en heladerías se utiliza para que los helados se conserven muy fríos y no se echen a perder.

Las fábricas de hielo seco sacan provecho a máquinas en las que se produce a gran escala un proceso que también se puede reproducir a nivel doméstico. Estas máquinas se encargan de llevar a cabo la liberación de CO2 para que se introduzca en una bolsa con poros en la cual es congelado. Una vez el CO2 está congelado otras máquinas existentes en estas fábricas especializadas se encargan de comprimir el CO2 congelado en forma de cubos. Para que el hielo seco se evapore, produciéndose un efecto inevitable, solo hay que colocarlo en una temperatura cálida que contrarreste los efectos de la congelación.

Elaboración doméstica de hielo seco

Hielo seco en copaPara la fabricación doméstica de hielo seco, útil para entender cómo se fabrica el hielo a pequeña escala, se utiliza acetato de sodio y agua. El proceso implica hervir agua, combinarlo con el acetato de sodio, que también puede ser creado de forma doméstica, y removerlo todo para que el acetato de sodio deje un poso en el fondo del recipiente que estemos utilizando para la mezcla. El líquido restante lo introducimos en otro envase en la nevera para que se enfríe. Una vez frío, si lo tocamos, se producirá un proceso de solidificación que se traducirá en hielo seco.

La utilidad de fabricar hielo seco en el hogar es grande, ya que teniendo sólo un poco, podemos hasta crear recetas culinarias a base de ese material. Por ejemplo, una manera simple pero a la vez interesante de usarlo es en la elaboración de helados caseros.

Teniendo la esencia de vainilla, leche, crema de leche y azúcar, sólo habrá que triturar el hielo hasta tener pedazos pequeños y luego batirlo con la mezcla de los otros ingredientes, teniendo cuidado siempre de no inhalar el gas que desprende (CO2). Con eso, ya puedes disfrutar de un postre casero y fácil de realizar, dando gran utilidad al hielo seco en asuntos hogareños.

Hielo seco en cadenas de frío

Para mantener los alimentos en condiciones óptimas para el consumo humano, éstos deben estar sometidos a un sistema de enfriamiento que pasa por diversos niveles, entre los que destaca el hielo seco por su capacidad de mantener frío el producto sin afectar su composición ni la textura del mismo.

Productos como la carne y derivados de la leche son los más propensos a presentar deterioro pereciendo ante los cambios bruscos de temperatura o al estar, de manera constante, expuestos a grados demasiado elevados que impiden su correcta conservación y fomento el desarrollo microbiano.

La cadena de frío actúa inhibiendo los procesos que alteran y fomentan la degradación metabólica de las proteínas en los alimentos. El efecto negativo también se da sobre las reacciones enzimáticas afectando sus propiedades sensoriales como el olor, sabor y color.

Debido a que el efecto del hielo directamente sobre ciertos alimentos puede resultar perjudicial, afectando su sabor o textura, el hielo seco es una buena alternativa para mantener la cadena de frío sin perjudicar el producto.

Definitivamente el hielo seco ofrece múltiples beneficios a la industria alimentaria, partiendo por la conservación idónea de los productos y siguiendo con la opción de usarlo como elemento decorativo en ciertos platillos.