Detergentes y productos a usar para lavandería

Detergente líquidoA la hora de lavar ropa u otro material, muchas veces nos fijamos más en la publicidad y el eslogan de los productos de lavandería, como que otorgan una limpieza máxima o más suavidad, sin tener en cuenta que en ocasiones, los componentes con los cuales se fabrican pueden ser peligrosos.

Es importante conocer en detalle los químicos que pueden ser nocivos para la salud y así, identificar si un producto de lavandería es bueno o malo. Por ejemplo, un alto contenido de nafta en un detergente industrial es un potencial agente cancerígeno, mientras que otros como los fenoles, que han sido calificados como altamente tóxicos, pueden irritar la piel y el sistema respiratorio.

Además, los residuos de los detergentes industriales, tales como aditivos, blanqueadores y enzimas, pueden quedar en las telas aún después de enjuagarse, afectando la calidad de ellas y provocando que se destiñan, sin contar obviamente los daños a la piel y alergias.

Lo ideal es que los compuestos de los detergentes sean naturales, como los derivados de plantas o elaborados a partir de hierbas, o en su defecto, que sean ingredientes biodegradables y cuya utilización no deje residuos en las ropas.

Ambiente de lavandería seguro

LavanderíaNo solo hay que preocuparse de los componentes de los productos de lavandería, sino también de que los ambientes de lavandería mantengan un orden y armonía.

Cuando hay niños de por medio, nunca se es suficientemente cuidadoso, por lo cual los productos deben mantenerse siempre en sus envases originales y evitar mezclas que puedan ser nocivas, como por ejemplo, el detergente de lavandería con amoníaco, ya que podrían generarse humos o vapores peligrosos.

También se debe evitar la reutilización de envases vacíos, ya que los cubos de detergente o botellas que se usen para otros fines, solo contribuirán a generar mezclas extrañas y que, al utilizarse de forma equivocada, pueden provocar problemas.

Conoce en detalle la producción de detergentes

Desde los primeros pasos en el ámbito de la limpieza, los jabones y detergentes han ido evolucionando, primero elaborado con sal de mesa e hirviendo cenizas de madera con grasas animales, hasta que en 1916, un científico alemán inventara los detergentes industriales y sintéticos.

Estos compuestos son fundamentales en cualquier industria y hogar, con el fin de mantener la inocuidad de las superficies, telas o cualquier material que lo necesitara y la higiene en general, por lo tanto no viene mal conocer cómo se producen y qué componentes debe tener un detergente industrial para ser una sustancia de calidad.

Elaboración de detergentes en polvo y líquidos

Detergente en polvoEn el caso de los limpiadores en polvo, se emplea sal como relleno para aumentar el volumen y reducir la concentración, lográndose así detergentes industriales potentes para desengrasar y limpiar suelos.

Luego, se vierte colorante y tensoactivos, sustancias que hacen espuma y deshacen la suciedad; después, se introduce un aceite de pino, agente desinfectante cuyo fin es añadir fragancia y posteriormente, tripolifosfato sódico, el cual es un agente limpiador.

Es importante que se mezclen bien los ingredientes para que los químicos se esparzan por toda la mezcla. Por último, se añade un metasilicato sódico cuyo nivel alcalino debe ser alto, a fin de que el compuesto final sea también altamente alcalino.

En cuanto a los jabones o detergentes líquidos, el relleno no es la sal, sino el agua. Se añade un ácido cítrico que crea una acidez moderada para lograr los mejores tensoactivos, que son tres y potencian el poder limpiador. Asimismo, se vierte un cóctel de agentes qúimicos que no sean dañinos a la piel y que otorguen brillo a la mezcla.

En cuanto a las fragancias y colores, se utilizan pigmentos en polvo disueltos en agua que se añaden a la mezcla; luego, se añaden conservantes para eliminar cualquier bacteria, pensando en que la sustancia se empleará en entornos sucios.

Tras 15 minutos, se analiza una muestra para controlar las propiedades físicas y químicas, no sin antes aplicar un polvo para aumentar la viscosidad y que al ser envasado, el producto no se derrame por ser muy líquido.