Telares, un poco de historia

Rate this post

telaresA pesar de la incursión de telas sintéticas y otros tipos de fabricación industrial, el uso de telares para obtener creaciones originales sigue siendo algo representativo de la industria textil.

Cuando se habla de telares, podemos incluir desde las estructuras más complejas hasta las más simples. Algunos incluso son de fabricación muy artesanal y algunas culturas siguen pasando sus conocimientos de generación en generación con el fin de que no se pierdan.

El uso de los telares se remonta a miles de años y aunque la tecnología ha intervenido mejorando el equipamiento, la estructura básica sigue siendo la misma al igual que su finalidad: armar telas a base de fibras individuales.

En un telar, a las fibras verticales se les conoce como urdimbre y las horizontales son los hilos de la trama. La idea de los telares habría surgido bajo la lógica de las telas de araña y los nidos de los pájaros, el ingenio del hombre lo llevó a querer replicar esto con fibras y así proveerse de la vestimenta que permitiera capear el frío.

Efectos de la revolución industrial

En la segunda mitad del siglo XVIII el mundo comenzó a vivir una etapa determinante en la actividad económica y laboral a nivel global. La denominada Revolución Industrial tuvo su origen en Gran Bretaña e involucró cambios a nivel económico, social y tecnológico.

Se inició fuertemente con la industrialización de los procesos, la idea de producir en masa se imponía por sobre la mano de obra individual. De este cambio no quedó exenta la actividad de los tejedores.

Con réplicas similares a los telares de piso, las máquinas industriales producían más en menos tiempo, reducían el gasto por mano de obra y por lo tanto dejaban mayor margen de ganancia. De esta forma el tejido en telar pasó a ser un oficio desarrollado por pocos pero que sigue garantizando una calidad única en telas.

Etiquetado , .Enlace para bookmark : permalink.

Los comentarios están cerrados.