51% de la alta gerencia cuenta con autos asignados

autos ejecutivosContar con un auto es sin duda un beneficio enorme cuando hay que movilizarse por la ciudad y más aun, cuando el tiempo es escaso y el transporte público se llena de gente.

Pues bien, la modalidad de entrega de autos, mediante un leasing operativo en Chile, permite a los trabajadores contar con automóviles que pueden ser propios de la empresa, sin necesidad de endeudarse ni pedir préstamos, lo cual es un gran aliciente para quienes deben trasladarse largas distancias para trabajar.

A diferencia de otros métodos, como la “asignación de automóvil”, que determina un monto en dinero para cubrir los gastos del auto propio, o el “financiamiento para la compra del automóvil”, donde la empresa entrega un préstamo al empleado, la que cuenta con leasing operativo viene a ser más valorada, pues los trabajadores no tienen que preocuparse, sino que es la empresa la que lo hace.

En relación a esta tendencia, la empresa Towers Watson Chile realizó un estudio que encuestó a 183 empresas y constató que el 51% de estas entregó vehículos a los empleados durante 2013, una baja del 3% respecto del mismo sondeo hecho durante 2012, aunque según el directivo de la firma, Diego Guaita, esto se debe “a un tema tributario”.

Cargos determinan el auto

De acuerdo a la medición, la entrega del beneficio de auto está principalmente dirigido a cargos definidos. Por ejemplo, en el 44% de los casos se entrega al gerente general o similar, mientras que el 34% favoree a los ejecutivos de primera línea que reportan al gerente general.

Más atrás aparecen ejecutivos de segunda línea, en cargos gerenciales, correspondiente al 15%, mientras que el 8% restante, alude a cargos de jefaturas de departamentos o fuerza de venta.

Lo importante, sin embargo, es que más allá de haber requerimientos laborales para optar a los beneficios, estos existen y son un perfecto motivador para que los empleados de las pequeñas y grandes empresas aspiren a puestos altos y antigüedad, pensando en que actualmente, son pocas las personas que se mantienen por más de dos años en el mismo trabajo.