Conozca los beneficios de la comunicación digital en las empresas

La comunicación es la capacidad que tienen los humanos de entenderse uno al otro y la comunicación digital se basa en la misma premisa, pero el entendimiento se genera a través de las nuevas tecnologías.

Antiguamente, la comunicación entre seres humanos se realizaba de otras maneras a como la conocemos hoy. Las señas, señales, claves o teléfonos fijos eran los principales medios que tenía la humanidad para contactarse.

La llegada de Internet

Hoy, con la llegada de Internet en todos los procesos de la vida, la comunicación ha cambiado y ha llegado a mutar a una comunicación digital. Este tipo de comunicación es más ágil, rápida y eficaz al momento de conectar con personas que no están en el mismo espacio físico.

La comunicación digital entrega variadas ventajas a una empresa. La comunicación se realiza con mayor rapidez, se puede trabajar en conjunto en un documento o proyecto sin necesariamente estar en el mismo lugar y decenas de otros beneficios. Hoy en día, no es posible tener una empresa o negocio sin adherirse a la comunicación digital.

La comunicación digital no son solo elaborados softwares o sistemas instalados en empresas, si no que también son las aplicaciones de celular a través de las cuales con comunicamos con inmediatez absoluta con el resto de los trabajadores por temas laborales o cercanos por temas personales.

En definitiva, las ventajas de la comunicación digital para una empresa se pueden medir fácilmente: la velocidad de transmisión es mucho más rápida, los costos bajan notoriamente y se puede saber con certeza si un mensaje llegó a su destino final.

Como implementar con éxito la facturación electrónica en tu empresa

facturacion_electronicaHoy la facturación electrónica es una realidad a la que se ven obligadas a sumarse una importante cantidad de empresas medianas y pequeñas de nuestro país. Sin embargo no sólo basta con cumplir con las exigencias tecnológicas de la legislación para lograr una exitosa implementación.

Por ello, es necesario que las empresas que deban adoptar este nuevo sistema tributario puedan identificar los aspectos importantes, para evitar que el proceso de implementación se convierta en algo tortuoso y complicado.

Lo importante es tener en cuenta que la factura electrónica es un beneficio real, que transforma un proceso ya obsoleto en el que se veía involucrada una alta carga manual que era muy improductiva. Con la nueva plataforma tributaria, esta necesidad de facturación se enmarca en una nueva dirección financiera que tiene acceso a la información en tiempo real sobre las cuentas por cobrar y pagar.

Más allá de un cambio técnico
Para que este proceso de implementación pueda alcanzar el éxito, es importante que la solución informática escogida (propia o contratada a un proveedor externo) permita la visibilidad del estado de las facturas electrónicas. El flujo de intercambio presente en esta modalidad requiere que se pueda acceder de forma fácil y expedita al amplio conjunto de soluciones con las que la plataforma cuenta.

Además, es importante contar con una conexión directa con los socios, garantizando el resguardo de la información y la confidencialidad de los datos de cada transacción que se ven involucrados en estos procesos.

Paralelo a esto, la solución informática escogida debe permitir un seguimiento completo y el control de los datos intercambiados. Con ello, la eficacia de la comunicación y la relación con los terceros se ve incrementada con esta nueva forma de facturar.

Como se ve, la implementación de la factura electrónica no tiene que ver con la aplicación de un cambio técnico, sino que es un desarrollo informático que exige a las empresas adaptarse y conocer a cabalidad los beneficios a los se les puede sacar provecho.